La globalización, inversión extranjera y desigualdades regionales

El aumento espectacular de las inversiones extranjeras con fines productivos, impulsadas por una oleada de fusiones y adquisiciones transfronterizas, ha sido uno de los principales rasgos que ha caracterizado recientemente a una economía mundial en la que las empresas transnacionales han actuado como “motor” del tantas veces aludido “proceso de globalización”. Sin embargo, las impresionantes cifras globales esconden además la existencia de grandes diferencias entre territorios de tal modo que son los países más desarrollados y, dentro de éstos, las regiones más desarrolladas, quienes dominan el mapa mundial. La economía española, tras convertirse en uno de los principales receptores de este capital foráneo bajo la forma de Inversión Extranjera Directa, es un claro ejemplo de esta concentración territorial de capital extranjero en las regiones más desarrolladas. Si bien la crisis económica internacional generó una nueva estrategia basada en la reubicación del capital foráneo, la comunidad madrileña, siempre ha mantenido su atractivo para el inversor extranjero. La concentración de este tipo de capital en dicha comunidad incluso se intensifica conforme se avanza temporalmente. De nuevo, se está reproduciendo un patrón de crecimiento desigual, y la brecha entre las regiones más y menos desarrolladas se intensifica.

  • Raquel Díaz Vázquez
In the last years, a spectacular increase of Foreign Direct Investments along the world is happening. The increase of coalitions and transborder acquisitions are one of the main features that characterizes the world economy and, so, it is the motor of the “globalization process”. However, the impressive global figures hide -alsothe big differences among territories. The developed countries and, inside these, the developed regions, dominate the world map. An example of this territorial concentration of foreign capital in the developed regions is the Spanish economy. In spite of the national and international crises, Madrid has always maintained its attractiveness for the foreign investor. The concentration of this capital in this region is even intensified along the time. Again, a pattern of unequal growth is reproducing. So, the breach among the more and fewer developed regions is increasing.